Suspiros de Tetuán. Prosa poética

15,00

Categorías: , ,
Descripción

Y, cuando mi alma pase a mejor vida, que se apiade de mis pecados mi Dios, sólo podré hallar mi paz si mis restos pudiesen descansaren la avidez de la tierra tetuaní. Que me entierren bajo la sombra de un naranjo que sembré cerca de una higuera carcomida por los años, que rocíen mis restos con agua de azahar y que esparzan sobre la polvareda que coloreé mi tumba un manojo de pétalos rosales y arrayanes a caudales. Que me entierren donde ilumina el alba y refresca el atardecer, junto a la tumba de la poesía, cerca de la ataviada morada final de la prosa emanada de los aljibes de Tetuán. Si fuera o lejos de Tetuán muriese mi cuerpo, que a Bab Saída lo traigan y que me paseen sobre los hombros de mis seres queridos, que me lleven por Sidi Saídi hacia las cercanías de Sidi Mandri, granadino refundador de este réquiem andalusí llamado Tetuán. Que me lleven en la oscuridad del cedro en la luz de las callejas blancas con alegría y con sus ruegos por mi alma andalusí. Que la cal cansada ruegue por mí y que las calles que tanto anduve acepten el adiós postrero y, pasados los años, mi alma merodeará la zona para oír a alguien decir, señalando mi postrera morada:
“Allí yace el que escribía desde Tetuán…con amor”.

Valoraciones (0)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Suspiros de Tetuán. Prosa poética”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies